Visual Complexity

“Functional visualizations are more than innovative statistical analyses and computational algorithms. They must make sense to the user and require a visual language system that uses colour, shape, line, hierarchy and composition to communicate clearly and appropriately, much like the alphabetic and character-based languages used worldwide between humans.”

Así se presenta “Visual Complexity”, un repositorio de trabajos de “visualización de información en sistemas complejos” (o sea: cómo presentar cantidades ingentes de información de una forma más o menos digerible)

La parte visual de los sistemas complejos es algo que siempre me ha interesado, pero es la parte técnica la que realmente merece la pena ser explorada. La creación de entornos visuales de forma automatizada a partir de la información “en bruto” es una disciplina fascinante.

La conexión de este tipo de trabajos con el arte generativo (Maeda, Jared Tarbell…) es obvia, y cualquiera que haya echado un vistazo a Maeda@Media o Design By Numbers reconocerá inmediatamente la estética de estos trabajos.

En definitiva, un recurso muy interesante para todo el que trabaje con información masiva, o simplemente aprecie la belleza que se esconde detrás de la funcionalidad de estas herramientas.

Desencadenado por: Belingo

FontExplorer X 1.0 Final

Linotype acaba de sacar la versión final de Font Explorer X, el gestor definitivo de fuentes para OS X.

Entre las novedades cabe destacar:

  • Modo “sin Administrador”, para gestionar fuentes con una cuenta normal.
  • Listado de fuentes WYSIWYG
  • Binario Universal, compatible con Macs Intel

Mejoras:

  • Más velocidad importando fuentes
  • Ayuda actualizada
  • Nuevos plugins para Illustrator CS1/CS2, InDesign CS1/CS2 y QuarkXPress 6.5

y multitud de fallos corregidos…

Más información, y descarga gratuita, en la web de FontExplorer X

Y tu… ¿en qué trabajas?

Escena: metro de Madrid. Este que escribe andaba dándole vueltas a un problemilla del curro, garabateando en un cuaderno y castigando sus oidos con un poco de techno. De repente, alguien me da un toquecillo en el hombro y me pregunta:

¿Qué haces?

El tipo apestaba a vino, pero uno es de naturaleza educada…

Psché… nada… cosas mías…

Intentando ignorar un poco al colega, seguí dándole vueltas a mi dilema (que no viene al caso, pero que era algo del estilo de “cómo hacer que un texto parezca un botón sin que sea un botón”)

Esto qué es, ¿algo de trabajo?

La insistencia de este tipo me conmovió, así que decidí entrar al trapo…

Pues sí, mire usted…

El hombre se gira, sonríe, y lanza como quien no quiere la cosa la siguiente pregunta:

Y tu… ¿en qué trabajas?

Rebuscando entre los miles de términos que se usan para etiquetar nuestra amada y nunca bien ponderada profesión, contesto:

Soy diseñador de interacción

El tipo levanta una ceja y sin apenas inmutarse, pregunta:

Diseñador de interacción… hmmm… ¿y eso qué es?

Tocado y hundido en el primer asalto.

Si alguna vez quieres tener una crisis de identidad y llegar a la conclusión de que tienes un trabajo absurdo, intenta explicarle a un vagabundo que se acaba de beber un cartón (o dos) de Don Simón en qué se supone que trabajas…

¿Ha usado alguna vez un ordenador?

¿Un móvil?

¿Un cajero automático?

Si! Para dormir!

Destrozado por la conversación, llego a casa pensando que un mal día lo tiene cualquiera… Me encuentro a mi compañero de piso, que es un muchacho que ha decidido que es diseñador gráfico, y que se está iniciando en el mundo del Flash (con clases particulares de 10 minutos, que son los que me ve cada día)

Intento explicarle cómo hacer botones sin usar código (o usando el mínimo imprescindible) y me doy cuenta de que es mucho más facil programar un botón con código que con el asistente de Flash.

Esto sería mucho más rápido programando, pero es un poco hardcore para una segunda clase…

El colega me mira, sonríe, y acaba de arreglarme el día:

Sí, ya te he visto trabajar con código, y da bastante miedo. Mi novia piensa que eres un hacker o un pirata, y mi suegra nos ha dicho que tengamos mucho cuidado con gente “que lee unos y ceros”…

Absolutamente derrotado, me voy a dormir… al entrar en mi habitación observo que tengo en la mesa:

  • 2 libros de ActionScript
  • un tutorial de Ruby On Rails
  • 1 libro de JavaScript
  • 1 disco duro externo
  • 1 cuaderno con diagramas del modelo de datos de un proyectillo personal

y es entonces cuando me doy cuenta de que, oye, a lo mejor tiene razón el resto del mundo…

¿No seré yo, dios mío, un bicho raro?

Y siempre recuerdo la frase de un amigo:

Yo a mi madre le digo que toco el piano en un bar de putas, porque no me atrevo a explicarle qué hago de verdad…

Y tu… ¿en qué trabajas?