Diseño y Movimiento

Este post es un comentario extendido al que publica Juan Leal en su blog. Léelo para ponerte un poco en contexto del tema.

Antes de liarme a escribir y perderme, lo voy a soltar a bocajarro: si no eres capaz de enseñar en movimiento algo que se tiene que mover, no eres un buen diseñador de interacción.

Los diseñadores de interacción vivimos tiempos difíciles*. Las interfaces ricas nos exigen cada vez más nivel de atención a los detalles, y crear (buenas) experiencias de usuario requiere de nosotros una serie de habilidades cada día más variopinta.

(* puedes sustituir “difíciles” por “llenos de desafíos”, “interesantes” o “que molan”, dependiendo de tu amor por la novedad : )

Como bien dice Juan en su post, “la interacción con un dispositivo electrónico se basa cada vez más en transiciones, muy visuales, llenas de significado (las negritas son mías).

La parte vital aquí es la de “llenas de significado”. Por mucho que queramos aferrarnos a nuestra vieja definición de diseñador como “el personaje que pinta cosas estáticas”, lo cierto es que el movimiento ha llegado para quedarse en el diseño de interacción.

Cuanto antes empieces a asimilar el concepto, y a diseñar el movimiento, antes podrás disfrutar de la belleza de pensar, hacer y usar interfaces que no sólo funcionan. Además se mueven con gracia, te arrancan alguna sonrisa, o te hacen decir “esto mola mucho”.

En BeBanjo (donde trabajo actualmente) tenemos una frase que marca el final de la fase de diseño estático y el inicio de la fase de diseño de verdad: “Muy bonito. Pero esto hay que verlo en HTML”.

La gente que trabaja en animación tiene clarísimo, desde hace mucho, que el movimiento de un personaje es la clave de su personalidad. La voz, el guión, el color… son (grandes) actores secundarios, pero un personaje es su movimiento.

Obviamente, no se trata de llegar al nivel de animadores profesionales, pero un diseñador de interacción moderno, glamouroso, y con ganas de destacar en el maravilloso mundo del UX, tiene que tener en su arsenal la capacidad de poner en movimiento la interfaz que puede pintar.

Puedes buscar la ayuda de un experto en front-end / Flash / video, o adquirir los conocimientos necesarios para convertir tu idea en una interfaz utilizable con todos sus extras, pero “seguir haciendo lo mismo de siempre” ya no es una opción : )