Tag Archives: Personal

¿Post largo, o post corto?

Una de las cosas que me he propuesto este año es dedicarle más tiempo al blog, que tenía un poco desatendido.

Y una de las dudas que me asalta es la siguiente:

¿Post largo, o post corto?

Cada vez tenemos menos tiempo para leer, pero por otra parte hay temas que se merecen un desarrollo un poco más extenso.

Así que esta es mi pregunta de hoy: ¿tú que prefieres?

Adobe no entiende internet

Ayer se presentó en sociedad el rediseño de Twitter. Como todos los rediseños, a este habrá que acostumbrarse poco a poco. Pero hay un detalle al que va a ser difícil acostumbrarse: la tipografía. No sé en qué estarían pensando los Twit-boys, pero poner Lucida Grande como tipografía por defecto no ha sido una jugada brillante precisamente.

Como me consta que no soy el único que lo piensa, a los 20 minutos de ver el rediseño por primera vez publiqué un script para Greasemonkey (o Creammonkey si usas Safari):

Twitter Text Hack

Este script sustituye Lucida Grande por Arial, y tardé 2 minutos en escribirlo y unos 45 segundos en tenerlo publicado en userscripts.org (incluyendo el tiempo de registrarme en la web)

Comparemos esto con un problema similar que tuve con Fireworks. Como las guías no se pueden copiar y pegar, y es un auténtico coñazo hacer retículas a mano, creé una extensión (el ya conocido Reticulator).

Como el feedback que recibí fue bastante bueno, decidí compartir la extensión en el Adobe Exchange. Para ello, tuve que completar un tedioso proceso de registro de la extensión (que tuve que hacer dos veces porque la primera vez falló) y al final me obsequiaron con un bonito email que decía “Gracias, bla bla bla, tu extensión queda pendiente de revisión por nuestro equipo de QA… en breve estará disponible… bla bla bla…”

Eso fue hace 4 meses.

Ayer Adobe me envia un mail que dice:

Your recent upload to the Adobe Exchange was approved by our QA team and is now available for download

Estimada Adobe: estamos en el siglo XXI. Puedo poner a disposición de mil millones de personas un script instalable a través de internet en unos segundos. Puedo publicar en mi blog en minutos. Puedo tener millones de visitas a mi propio canal de televisión en horas… En este contexto, y en estos tiempos, “recent” podría ser, siendo muy flexibles, un par de días… tres o cuatro… una semana a lo sumo…

Pero 4 meses para compartir una extensión es una eternidad.

¿Quieren tener una gran comunidad de desarrolladores que compartan sus conocimientos y su código? Porque con este modus operandi dudo que lo estén consiguiendo…

Estimada Adobe, ponte las pilas…

Donando a proyectos Open Source

Una de las bases de internet tal y como hoy la conocemos es la filosofía Open Source. Compartir código y conocimiento a cambio de nada-material es, en mi opinión, una de las pequeñas revoluciones de nuestro tiempo.

Desde mis inicios en la web (hace ya muchísimo tiempo :) nunca ha dejado de sorprenderme la cantidad de tiempo que la gente está dispuesta a invertir en enseñar lo que sabe. Es una actitud inspiradora, y que me sigue motivando para compartir conocimiento, código, herramientas…

Pero los programadores también comen : )

Cuando te acostumbras a tener de forma instantánea casi cualquier herramienta imaginable en versión Open Source, es fácil olvidar el esfuerzo que supone idear, construir y mantener un proyecto así.

Por eso desde hace tiempo, cuando uso herramientas Open Source para mis proyectos comerciales siempre procuro donar un porcentaje de los beneficios a un proyecto Open Source (tradicionalmente, al que haya usado para ese proyecto)

Seguramente ningún fundador de un proyecto Open Source piense en hacerse rico con las donaciones. Pero todos agradecen poder tomarse un par de cervezas a la salud de sus usuarios :)

Y si no puedes contribuir económicamente, ayuda con los talentos que tienes. Puede que tu proyecto favorito necesite un icono, un diseño para su web, unos retoques de código…

Aquí va una pequeña selección de proyectos Open Source que me han ayudado este año, y a los que merece la pena echar una mano:

Y tu… ¿a quién vas a darle las gracias por hacer tu vida más fácil? ;)

Elogio de la vagancia

Uno de los temas en los que hice mucho hincapié en el taller de ayer fue en las múltiples ventajas de ser extremadamente vago.

Como me parece un tema bastante interesante, quisiera extenderme un poco más en el asunto, que creo que se merece un post para él solo.

¿No es la vagancia una cualidad horrible?

Hombre… depende de cómo lo mires… Para estos casos siempre recurro a la misma cita, de un gran personaje con el que tengo la suerte de trabajar, Sergio Gil:

Para mí hay dos tipos de vagos, el vago bueno y el vago malo. Al vago bueno no le gusta trabajar, y hace cosas increíblemente ingeniosas para no tener que hacerlo.

Es decir… ser vago no implica necesariamente que no hagas bien tu trabajo. De hecho, muchas veces es justo lo contrario. Un buen vago hará su trabajo muy bien a la primera para no tener que repetirlo, y tan rápido como pueda para dedicar su tiempo a otros menesteres más interesantes.

¿Qué es, exactamente, ser “extremadamente vago”?

Es una habilidad que se resume en preguntarse constantemente “¿Podría yo hacer esto con menos esfuerzo?”

La vagancia extrema es el motor del progreso, la ciencia, y las herramientas de automatización de tareas.

Los ordenadores no se inventaron para pasarte 8 horas al día haciendo lo mismo mecánicamente. Se inventaron para pasarte 7 horas pensando cómo hacer tu tarea automáticamente y dejar que el ordenador la haga en 10 minutos. Y por supuesto, invertir los 50 minutos restantes en ver videos chalados en YouTube.

Automatiza, automatiza, automatiza…

Siempre que se habla de las maravillas de la informática moderna, invariablemente surge el tema de la automatización. Las macros de Office, las acciones de Photoshop, los comandos de Fireworks… todos destinados a permitirte trabajar mejor, más rápido… y menos, que es lo importante.

Sin embargo, una de las mayores ventajas de la automatización queda normalmente eclipsada por los cantos de sirena del aumento de la productividad: cuando automatizas, reduces la cantidad de errores.

Si todos los días tengo que hacer una tarea que se compone de 10 pasos, puedo certificar que me equivocaré en uno de ellos el 90% de las veces. Y además no será siempre el mismo.

Sin embargo, si creo un sistema automático que haga las 10 tareas bien y pongo un mínimo de cuidado en hacerlo “idiot-proof” (es decir, que si escribo el comando equivocado no borre todos mis datos) habré reducido enormemente la posibilidad de cagarla en alguno de los pasos.

Si además resulta que la tarea se ejecuta más rápido, accidentalmente he mejorado mi productividad. Pero lo importante es que duermo más tranquilo :)

Siempre se puede hacer mejor

Otro de los pilares del progreso humano es la revelación de que, trabajes como trabajes, seas lo eficaz que seas y automatices lo que automatices, siempre puedes ser aún más vago.

Y si piensas que no, es que eres un flojo :P

Adobe, me tienes contento…

Si has trasteado un poco con el nuevo Fireworks CS3, quizá hayas descubierto una nueva funcionalidad: la “Common Library”.

Básicamente, la Common Library es un repositorio de símbolos para todos tus proyectos, que tienen la particularidad de que pueden ser programados para “hacer cosas” de una forma bastante sencilla.

“Hacer cosas”, en este caso, significa que puedes crear un símbolo gráfico (un botón, por ejemplo) y hacer que cada instancia del símbolo tenga un texto distinto manteniendo el mismo fondo…

Caos de Botoncillos

…cosa que viene muy bien cuando tu cliente te pide que quiere un botón “más llamativo”:

Caos de Botoncillos Horteras

Un cambio = 11 botones actualizados. La Ley del Mínimo Esfuerzo™ en pleno efecto :)

Hasta aquí todo bien… cuando además descubres que Adobe ha incluido en la Common Library una colección de símbolos con todos los elementos de formularios de Windows y Mac, quizá empieces a ponerte nervioso pensando qué vas a hacer con tooooooodo el tiempo de trabajo que te vas a ahorrar.

Caos de Elementos

¡PERO…!

Todo en esta vida tiene un precio, y en Adobe decidieron que no estaban dispuestos a retrasar la salida de la Creative Suite CS3 para esperar que el equipo de Fireworks CS3 corrigiera los bugs de la Common Library y nos han obsequiado con un sistema potencialmente útil que, en su encarnación actual, es una auténtica castaña.

Un ejemplo: prueba a poner una ñ o una tilde en la etiqueta de un botón. Verás qué risa…

Por si esto fuera poco, la primera actualización de Fireworks CS3 ha roto lo poco que funcionaba de la Common Library. En concreto, ahora es imposible cambiar el tamaño de un símbolo sin que se rompa por todos lados:

Botones Escacharrados

Que conste que me encanta despotricar, pero como soy más de la filosofía de “Más vale encender una luz que maldecir la oscuridad”, aquí va una imagen llena de esperanza que he hecho para ilustrar este post:

Arreglando los Fallos de Adobe

No sé cuándo los terminaré (pronto, espero, porque me hacen falta para trabajar :) pero en cuanto estén listos los publicaré en el blog (y se los mandaré a Adobe junto con un tirón de orejas). Permanezcan atentos a sus pantallas ;)